Inicio/Noticias/Chingana de las Negras: ¿Dónde están los herederos​ ​y​ ​herederas​ ​de​ ​la​ ​Laguna​ ​de​ ​las​ ​Negras?

Chingana de las Negras: ¿Dónde están los herederos​ ​y​ ​herederas​ ​de​ ​la​ ​Laguna​ ​de​ ​las​ ​Negras?

La historia cuenta que las chingadas eran un espacio de organización entre mujeres para finales del siglo XIX, en ellas destacaba la cotidianeidad y alegría, un sentimiento que en la actualidad persiste y ha motivado a su regreso.

Mujeres artistas de la región organizan este sábado, en el centro cultural Espacio el Oasis (Castellón #961), La Chingana de las Negras. El encuentro estará centrado en la comunidad, las artes y una historia que aún remece a Concepción: La Laguna de las Negras.

“Siempre nos dijeron que a Chile no llegaron los negros, pero descubrimos que en marzo de 1805, nueve esclavos negros fueron asesinados en Concepción y lanzados a una laguna ubicada en lo que hoy es el centro de la ciudad (…)”


(Fotografía: Gentileza Laguna de las negras)

Reunidas por la interrogante “¿Dónde están los herederos y herederas de las sobrevivientes de la Laguna de las Negras?”, más de 30 mujeres llevan a cabo del proyecto de investigación artística “La Laguna de las Negras”, que a través de esta chingada esperan conseguir el apoyo de vecinos y vecinas para su autofinanciamiento.

El evento se disfrutará en dos bloques, el primero -dirigido a la familia- comenzará a las 14 hrs y contará con la cuentacuentos “La libélula coja”, la música de Kalkül, entre otras actividades. Cuando caiga la noche el “Prostíbulo poético” acompañará a los más grandes junto a la música de Flor de Guayaba y Sucurí.

Por otro lado, las organizadoras invitan a toda la gente a llevar sus fotos y recuerdos del antiguo Concepción para encontrar pistas que ayuden a dar con el paradero de quienes sean afrodescendientes, pero no lo saben.

El valor general de este encuentro es de $2.000 y el ingreso de niños y niñas gratuito.

Por | 2017-11-03T18:25:06+00:00 Noviembre 3rd, 2017|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario