Histórica proyección audiovisual busca revalorizar el patrimonio de Tomé

En 1865 el empresario y minero estadounidense Guillermo Gibson Délano (1810 – 1877) reconvierte su molino triguero Bella-Vista en industria textil cuando adquiere en Nueva York 24 telares y una máquina de hilar. Para 1872 ya producía 1200 metros de paños finos, franelas, colchas y mantas que, provenientes de la lana de ovejas de la Patagonia chilena y argentina, daban vida a una Fábrica de Paños Bellavista de Tomé con calidad superior a los establecimientos de Europa.

A fines del siglo XIX la empresa se amplió y modernizó su tecnología, generando una época de esplendor que incluía una iglesia, mercado, escuela, gimnasio y casas para sus trabajadores; propiciandole así una identidad al sector de Tomé. Sin embargo, para los años ‘70 fue expropiada por la Unidad Popular y, tras el fin del régimen de Salvador Allende, fue privatizada.

La crisis económica de 1982 obligó a Bellavista Tomé a fusionarse con Paños Oveja (1913), funcionando de ahí en adelante bajo el nombre de “Bellavista Oveja Tomé” (nombre que mantiene hasta la actualidad). En 2002 la familia Ascuí vendió la fábrica a una sociedad compuesta por Gabriel Berczely, Miguel Otero y Cristóbal Kaufmann que debió enfrentar una otra fuerte crisis, a raíz de la disminución de las ventas y el aumento de los costos de producción (competencia internacional de China e India), obligando a la empresa a cerrar sus puertas en el año 2008.

Desde ahí que la icónica fachada de la fábrica (actualmente adquirida por el empresario Juan Carlos Sabat) da la bienvenida a quienes visitan la localidad de Tomé. Sin embargo, a pesar de ser considerada Patrimonio Arquitectónico, el edificio se encuentra actualmente en total abandono y despreocupación.

 
Fotografía: Consejo de Monumentos Nacionales de Chile

Recuperando espacios en comunidad 

Frente a esto, un grupo de jóvenes tomecinos, organizados bajo el nombre de “Colectivo Buena Tela”, han decidido aprovechar, visibilizar y resaltar el valor histórico de Bellavista Oveja Tomé con la iniciativa “Proyectando Identidad”, la cual consiste en la proyección de imágenes sobre la fachada de la fábrica.

“La actividad nace de forma bastante espontánea. En una reunión se propuso y al equipo completo le gustó mucho la iniciativa… Queremos hacer algo que se ha hecho en lugares arquitectónicos emblemáticos del país, pero a nuestra manera”, afirma Enzo Carrasco, presidente del colectivo coordinador.

La proyección será bastante especial, ya que se exhibirán archivos audiovisuales propios de la zona, entre los que se encuentran una selección de documentos fílmicos y fotográficos recopilados en Tomé durante el siglo pasado.

El evento contará con la colaboración del colectivo multidisciplinario de visualistas Wüñelfe, a cargo de las proyecciones y mapping. Asimismo, la composición de piezas audiovisuales serán parte de la recopilación que llevan tanto la agrupación de rescate y difusión Memoria Fílmica Pencopolitana, como el Museo Histórico de Tomé.

Para Enzo, esta actividad será única e inolvidable, ya que propone la ocupación de espacios patrimoniales del territorio en disposición a la comunidad. “Es una forma de volver a juntarnos en un espacio tan emblemático como es la fábrica, dándole vida en forma diferente a lo que se hacía antes; en este caso será a través de las proyecciones. Le vamos a dar vida a esos muros gigantes que están a la entrada de Tomé”, confirma el gestor cultural.

Afiche oficial de “Proyectando identidad”

“Proyectando Identidad” se realizará este domingo 23 de junio a partir de las 19:00 horas, en la ya mencionada Fábrica Bellavista Oveja Tomé y es con entrada completamente liberada. Para más información revisa el evento oficial de la actividad

Comparte

Share on facebook
Share on tumblr
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

Contacto:

contactoleufu@gmail.com