Inicio/Noticias/Los Santos Dumont: sangre psicodélica, corazón pop

Los Santos Dumont: sangre psicodélica, corazón pop

Los Santos Dumont, una de las bandas fundamentales de la escena independiente chilena, nunca había tocado en el Aula Magna Arzobispal. Fue recién el pasado viernes 13 de octubre que el conjunto debutó en el escenario del centro penquista, que durante los ochenta vio pasar a los actos santiaguinos y locales más recordados de la época.

Ese día, los Dumont además presentaban su primera producción en 4 años, llamada “Punta de Lobos” y que debe su nombre al lugar donde fue desarrollada: una localidad de Pichilemu donde el quinteto se aisló para concentrarse en las canciones.

La formación actual de la banda incluye a los históricos Julián Peña (voz), Mauricio Melo (guitarra) y Alberto Rojas (voz y bajo), y se completa con Nicolás Ferrada (teclados) y Marcelo Díaz (batería) cuyas bandas madre son Mantarraya y Julia Smith, respectivamente.

Díaz fue quien se hizo cargo de la producción y la mezcla del álbum, un trabajo que partió en el par de sesiones en Pichilemu en las que se construyeron los temas. “Fuimos en enero y después en abril de este año, y antes habíamos ido cuando empezamos a hacer las canciones”, explica Melo en la misma Aula Magna, horas antes del show.

“Los chiquillos tenían desarrolladas gran parte de las ideas de las canciones, las letras escritas y todo”, agrega Díaz. “Cada uno presentó sus ideas y se analizó la estructura y la letra. Nos enfocamos en el resultado que queríamos, que era hacer un álbum con cierto tipo de canciones”.

Durante ese trabajo de producción y edición, los temas fueron mutando y transformándose. Por ejemplo, “Crystal Mornings” -primer sencillo de la placa- partió más como una balada depresiva y terminó como uno de los pocos cortes psicodélicos del disco.

“Punta de Lobos”, a diferencia de sus discos anteriores, tiene más canciones que viajes psicodélicos. Era algo que se intuía ya desde las melodías noventeras, pero que se fue desarrollando en “Santosaurus” (2013) y llegó a puerto en 16 canciones que recorren el rock inglés, el country, el folk y el sonido indie contemporáneo.

Una clave de este nuevo sonido de los Dumont es el ukelele, que toma el centro en canciones como “Llueve” y fue una nueva adquisición de Julián Peña.

“Julián estaba rayando con el ukelele y lo empezó a llevar a las sesiones”, cuenta Melo. “En ‘Crystal Mornings’ no se le ocurría qué hacer en la guitarra más que rasguear, así que empezó a aplicarlo ahí. En las sesiones de Pichilemu además había otro ukelele más, entonces empezamos a jugar con ambos y nos fuimos enamorando del instrumento”.

Por Mariana Soledad

La cabaña

“Punta de Lobos” toma su nombre del sector de Pichilemu donde se encuentra la cabaña de veraneo de Alex Soto, oftalmólogo de profesión y compañero de la primera banda colegial de Melo.

Las coincidencias llevaron a que recientemente se topara en un bar con Julián Peña, que vive hace años en Pichilemu, y generara la chispa para encender esta nueva partida del motor Dumont: Soto les ofreció la cabaña como punto de encuentro para trabajar en nueva música.

Era algo que los Santos necesitaban, pues hace varios años están repartidos entre Calera, Santiago y Concepción. Tomando en cuenta que fue justo Soto quien presentó a Mauricio Melo con Alberto Rojas e Iván Molina (ex baterista), el médico es uno de los hilos invisibles detrás del tejido de la banda.

Este disco también supuso el reencuentro con Michael Cáceres, quien los acompaña en vivo y aparece en los créditos del disco, ¿Cuál fue su papel en “Punta de Lobos”?

Melo: En la mayoría de las canciones de Alberto yo toco bajo, porque en las sesiones yo agarraba el bajo para que él se sintiera más cómodo. Y en algunas de esas sesiones creativas estaba Michael, un integrante histórico de la banda, y grabó unas guitarras bien buenas y le dijimos que tenía que tocar con nosotros.

También aparece en los créditos Paolo Murillo (Julia Smith)

Díaz: Murillo grabó un arreglo para “La Ventana”, una guitarra acústica que compuso dentro de las sesiones de mezcla en las que estuvo. O creo que incluso lo tenía pensado ya y se lo ofreció a los chiquillos.

Cuénteme sobre el track “Punta de Lobos”, que cierra el disco y es como un demo, ¿Es una decisión estética, emotiva…?

Melo: Siempre hemos ejercitado las jam sessions, donde salen cosas maravillosas y entretenidas pero que siempre nos cuesta reproducir en estudio. Y eso nos pasó allí: grabamos una versión de estudio, pero no tenía el vuelo psicodélico esencial de la otra. Así que dijimos, entre darnos miles de vueltas grabándola de nuevo, incluyámosla como bonus track para los fanáticos. Además, estaba grabada con mi celular y sonaba bastante bien, se entendía todo. Yo he comprado discos piratas de gente que me gusta en los que se escucha como un tarro (unos en vivo de Pink Floyd con Syd Barrett que son un chirrido nada más), y esto estaba bastante decente en comparación. Sabemos que a más de algún fanático le gustará, porque tiene que ver con la esencia original de la banda.

Descarga “Punta de Lobos” en el sitio oficial de Los Santos Dumont.

Por | 2017-11-08T21:02:45+00:00 Octubre 30th, 2017|Sin comentarios

About the autor:

Exagerar es lo mejor del mundo.

Deje su comentario