Inicio/Noticias/Micrográficas, Recorrido Imaginario: La cotidianidad como exposición del arte

Micrográficas, Recorrido Imaginario: La cotidianidad como exposición del arte

Entender la creación artística como elemento vinculador y revelador de nuestra cotidianidad. Una simbiosis entre sujeto y sociedad que modela lo que tan llamativamente denominamos como cultura. Sin embargo, ¿por dónde pasa su fenómeno expositivo? ¿cuál es el punto que hace que el espectador deje de ser un individuo meramente pasivo ante una obra que parece quedarse anclada en espacios cerrados y convencionales?

En ese sentido, Concepción tampoco tiende a escapar mucho de esta lógica, entendiendo que aún estamos estancados en discusiones ligadas a la efectividad de los (escasos) espacios artísticos que funcionan dentro de la ciudad.

Bien saben esto un grupo de profesionales ligados a las artes y que ya por casi dos años vienen trabajando en la gestión cultural, pero desde el concepto de la cotidianidad en Concepción. Inkieto es el nombre de la iniciativa que tras varios proyectos, quizá el más reconocido el de Microcuentos, hoy se enfoca en su arista hermana; el primer concurso de arte gráfico del sur de Chile denominado Micrográficas, Recorrido Imaginario.

Con Manuel Rivera y Diego Zamorano, curador y director del proyecto, respectivamente, conversamos extendido en el Salón de las Máscaras de Casa de Salud sobre el ideal de Inkieto por entender la cultura, el estado del arte gráfico en la ciudad, micros, identidad local y, claro, la convocatoria de Micrográficas.


(Fotografía: Jorge Arancibia) Manuel Rivera y Diego Zamorano, parte de la organización de Micrográficas.

¿Cómo parte Inkieto?

Diego: Bueno, comienza a gestarse poco a poco con la experiencia que tuvimos realizando en el proyecto Microcuentos. Viendo que el proyecto en sí, más allá de la idea concreta, era un formato, había todo un discurso asociado a la cultura en el espacio público y el acceso masivo a ella… Desde el 2016 se estuvo buscando a las personas que quisieran reunirse y finalmente el 2018 nos conformamos legalmente como sociedad civil y realizamos una corporación cultural. Inkieto ya está formalizada a nivel de corporación cultural.

Sé que han hecho trabajos que no siempre se han visibilizado lo suficiente, a parte de Microcuentos.

Diego: Así es, lo que pasa es que nosotros manejamos como metodología de trabajo el tema de generar una maqueta, entonces, por ejemplo, sobre todo en el caso de los proyectos Biobío Habitable y en el caso también de las Esculturas Urbanas, nosotros generamos una maqueta y sobre esa maqueta vemos que tan posible es replicarla a nivel masivo y también ver si nos funciona bien como proyecto. Tenemos muchos proyectos en carpeta, pero, claro, dentro de lo que en este momento, por capacidad logística, somos capaces de abarcar y también a los cuales podemos financiar más directamente, a través de postulaciones a concursos públicos.  


(Fotografía: Inkieto)  Esculturas de Urbanas en San Pedro de la Paz, diciembre de 2016.

¿Cuál es la línea, la temática que existe en Inkieto, a diferencia de otras agrupaciones culturales?

Diego: Nuestra característica principal, o aquello que nos diferencia, es que nosotros buscamos generar un acceso a la cultura gratuito por parte de la mayor cantidad de gente, pero sobre todo en personas que no están acostumbradas a recibir estímulos culturales.

Arte gráfico: iniciativa, espacios y estado

La tarde del 20 de junio en la Biblioteca Municipal se realizó el lanzamiento de la convocatoria de Micrográficas, Recorrido Imaginario. El evento, además, incluyó un conversatorio que reunió a los artistas Claudio Romo, Carlos Vergara, Pez Moreno, Yayo, Valeria Hernández y Cristián Toro, todos ligados al trabajo gráfico en Concepción. Así, el proyecto, que fue financiado a través del Fondart Regional del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio daba inicio a su recorrido extendido hasta septiembre.

(Fotografía: MicrográficasArtistas invitados al conversatorio organizado por Micrográficas el 20 de junio en la Biblioteca Municipal.

Hablemos un poco sobre la iniciativa del proyecto, ¿cuál es la génesis de la idea?

Manuel: Bueno, a raíz de la experiencia con Microcuentos, apareció la posibilidad de que la micro era un buen formato para mostrar ilustración y, como mencionabamos, trabajo gráfico en Concepción hay harto, pero está subdividido en diferentes círculos que no se comunican tanto entre sí y que no se comunican tanto tampoco con sectores más abiertos de la población, entonces Micrográficas busca ser una recopilación del trabajo gráfico que se está generando en la Región y juntarla y llevarla al espacio cotidiano para que todo este imaginario que se va traduciendo a través del trabajo gráfico visual de los artistas, que viene de la misma ciudad y de nuestro mismo entorno, se devuelva también a las mismas personas que lo habitan. En esa lógica, de visibilizar al resto de la comunidad el trabajo gráfico que se estaba haciendo, aparece micrográficas.

¿Micrográficas se ejecuta directamente debido el éxito que tuvo Microcuentos o de todas maneras lo iban a hacer?

Manuel: Yo creo que por la experiencia que se tuvo con la micro aparecieron nuevas posibilidades. Quizá en un primer momento no fue parte del plan, pero después nos fuimos dando cuenta que era un gran formato para abarcar y que había también otras áreas que estaban un poco descuidadas en cuanto a la publicación masiva. En ese sentido, como yo estoy más en contacto con los círculos gráficos de Concepción, por un lado veía las ferias de ilustración Hola Chao, que agrupaban a los artistas más jóvenes o emergentes y, en esta lógica de ver que había un punto en común entre todos ellos, que era nuestra geográfica y nuestro habitar, pensamos que era ahí pertinente, también, incluirlo dentro de este formato. Y ahora son las gráficas, pero después puede ser otra expresión del arte.

A raíz del conversatorio que realizaron en el lanzamiento de su convocatoria, ¿con qué se quedan ustedes respecto al arte gráfico en Conce?  

Manuel: Bueno, lo que se pudo vislumbrar es que hay harto entusiasmo por parte de los productores en generar redes y entre todos levantar el trabajo que se está haciendo.

Diego: Fue una instancia súper efectiva para las personas, eso fue un comentario de muchos en la conversación de pasillo, post evento, quedaron muy motivados con la conversación. Decían que se siguieran organizando más instancias como estas, encuentros, conversaciones, porque, en si, hay pocos lugares o, más que pocos, son bien específicos o bien específicas las instancias en las que se puede hablar seriamente de arte. Entonces, desde ese punto de vista, el conversatorio que tuvimos para el lanzamiento fue una super buena instancia, que fue muy esclarecedora, también, de lo fundamental de Micrográficas, que es cómo la gráfica se comunica con la realidad.


(Fotografía: Jorge Arancibia)

Es cuatico eso de la falta de espacios reales dentro de la ciudad. Los que existen finalmente se adecuan para…

Diego: Ojalá se estuvieran organizando muchas convocatorias de todo tipo de arte, pero el llamado es a que nos motivemos todos. Tenemos una imagen de Concepción como una ciudad culturalmente super fuerte y lo es, pero uno tiene que buscar esa instancia, uno tiene que ir a la sala de exposiciones, o tiene que ir al seminario, o al conversatorio y, si bien es súper importante, también hay que llevar el bien cultural a las personas.

Generar un recorrido

Tal como mencionaban anteriormente, para los integrantes de Inkieto, el cotidiano, lo frecuente, el día a día son las herramientas con las que quieren trabajar. Adentrarse en lo ordinario para reflejar esta asociación entre arte y realidad. De esta forma, llegar al objeto de lo que es el microbús del transporte licitado de Concepción no fue una casualidad.

Diego: La micro es un dispositivo súper interesante y súper cotidiano y, además, muchas personas suben a una micro diariamente. Va por ahí, por lo interesante y cómo funciona el dispositivo también, cómo se comunica con la ciudad, cómo generan nexos a través de distintos sectores. Micros que llegan desde Palomares hasta Pedro de Valdivia. El dispositivo de la micro se le ocurrió a Francisco Cortés, director de Inkieto, pero desde el punto de vista de intervenirlo por medio del graffiti, pero no resultó.

Manuel: Claro, pensando en la lógica, he visto encuestas y un incremento de la falta de llegada cultural de las personas porque tienen que trabajar mucho, tienen poco tiempo y así lo mismo con el deporte. El tiempo se vuelve un factor importante para que las personas puedan desarrollarse culturalmente. Entonces, un poco la idea de la micro también es llegar a ese punto muerto en tránsito y meterse entre medio para poder abarcar ese lugar que “está muerto” y que puede ser un muy buen espacio de exposición.


(Fotografía: Microcuentos) Los trabajos gráficos van a ser adheridos en el respaldo de los asientos al interior de los microbuses de Concepción, al igual que con Microcuentos. 

Diego: Depende también de cómo funciona la instalación. Yo creo que una instalación en la ciudad tiende a ser un punto, sin embargo, Micrográficas o Microcuentos es una línea, es diferente y funciona distinto en la ciudad yo encuentro. Eso es lo más atractivo para nosotros, sin duda, y ver el reto de ver y realmente tratar de pronosticar, adelantarnos a cómo va a ser el dispositivo micro de aquí a futuro.

Manuel: Otro factor importante de la micro, en cuanto a Micrográficas o Microcuentos, es que tiene como cualidad el llevarte a través de la ciudad. De generarte un recorrido y eso también era  para nosotros un punto importante para generar un nexo entre la obra gráfica o la obra literaria que de cuenta de esta cotidianidad y de este espacio que habitamos. En ese sentido, nos parece súper beneficioso que un ilustrador, por ejemplo, podría ilustrar cierta planta que tu puedes ver, también, de camino a tu casa a través de la ventana. Entonces se genera este juego entre mirar por la ventana y mirar el afuera.


(Fotografía: Jorge Arancibia)

Espejo de la identidad local

Otro de los elementos que confluyen en el proyecto de Micrográficas, así como también con Microcuentos, es trabajar entorno a nuestra identidad local, en el imaginario colectivo que se tiene de Concepción.

El concurso insta a crear a partir de la pertenencia de las personas con su territorio y sus vivencias para así generar una retroalimentación entre el espectador y el artista.

Lo hablábamos denante, ¿qué pasa con la identidad de Concepción?

Manuel: Un poco la idea que se tiene acá es que el trabajo gráfico y el trabajo cultural en general es un espejo de nuestra propia cultura y la cultura que hacemos cotidianamente. La línea de Micrográficas es dar cuenta de esa cultura que entre todos hacemos, que el paisaje conforma, las personas conforman, el clima conforma, y en eso generar una instancia donde uno pueda hacer partícipe a las personas, que se sientan parte del imaginario de acá… Que no exista la sensación que se ha mantenido siempre, de que el arte está en las galerías y no tiene nada que ver con mi vida, cuando, en realidad, toda la producción sensible, cultural, que se genera viene de las propias experiencias.

¿Cual es su opinión personal respecto a la ciudad? ¿Consideran que ha habido un cambio en nuestro imaginario cultural?

Diego: Yo creo que en Conce, no se si un cambio de identidad pueda ser algo tan rápido. Puede que haya un cambio, pero aún hay cosas o fenómenos que están muy insertos. No se, por ejemplo, el horario de las micros. Me parece parece super curioso, porque Concepción tiene todas las características para ser una ciudad que tenga una vida nocturna activa y con toda la actividad cultural que eso también puede llegar a significar. Entonces, más allá de ese hecho puntual, creo que Concepción se ha hecho más visible y se ha pretendido más por parte de los concursos públicos, la participación o el acceso a ellos, por lo tanto vemos mucha producción cultural acá.

Manuel: Porque existe esta carencia de espacios y medios por los cuales se pueda hacer trabajo gráfico o mostrar trabajo gráfico de forma más pública, como el caso de la música que se da más. Estos grupos se unen y trabajan de forma independiente, pero eso no le da la fuerza suficiente a las producciones para llevar a un mayor grupo de personas, pero Conce siempre se ha caracterizado por mantener estos grupos de personas que están constantemente trabajando desde sus trincheras y que se vinculan entre ellas y un poco lo que Micrográficas intenta hacer es dar cuenta de ese mismo trabajo.

El concurso de Micrográficas, Recorrido Imaginario 2018 tendrá su convocatoria abierta hasta septiembre, en donde todas las personas, profesionales y autodidactas -también colectivos- tienen la posibilidad de enviar sus obras gráficas. De esta forma, luego de una previa curatoría, van a ser adheridas en el respaldo de los asientos al interior de los microbuses de Concepción.

Las bases y envío de trabajos los puedes hacer en la web oficial de Micrográficas.

Por | 2018-07-30T21:24:07+00:00 Julio 29th, 2018|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario