Inicio/Noticias/Taller de Historia del Cine: Rescatar la memoria cinematográfica local

Taller de Historia del Cine: Rescatar la memoria cinematográfica local

Podría ser extraño llegar a concebir que la producción cinematográfica de Concepción remonta hacia 1924. Tras casi 100 años, y ante el limitado escenario fílmico actual, algunas de estas obras recién comienzan a ser rescatadas y visibilizadas.

El Taller de Historia del Cine (THC) es una iniciativa impulsada por Paulo Navarrete, un joven penquista amante del séptimo arte que a partir de marzo de este año comenzó a realizar jornadas de cine con diversas temáticas. Ahí es justamente donde se encontraba una de las materias más interesantes y que hoy, junto a un equipo compuesto por el abogado Pablo González y la antropóloga Evelyn Munzenmayer, lo ha impulsado a formar el proyecto de rescatar las primeras producciones audiovisuales hechas en Concepción.

Conversamos con Navarrete en las dependencias de la Biblioteca Municipal, el mismo espacio que todos los lunes a partir de las 18:30 hrs. alberga la exhibición y conversación de la memoria cinematográfica local. 


(Fotografía: Taller de Historia del Cine) Afiche THC.

¿Cómo partió el THC?

Yo había hecho una especie de catastro de las películas que se habían hecho acá como más antiguas, de las que no había mucha información y andaba con ese catastro sin saber muy bien para qué ocuparlo, hasta que conocí al Freddy de Wuñelfe y se dio la mano de hacer el Taller en Casa de Salud. Entonces, luego apareció la idea junto con Paulo y Evelyn, que iban también al Taller, de hacer un proyecto Fondart para hacer, precisamente, una investigación de estas primeras producciones audiovisuales en Conce. Y la última semana, antes de la postulación, hablamos con la Biblioteca Municipal para hacer este taller de historia del cine pero local.

El Fondart, en la línea de investigación audiovisual nacional, está destinado a películas netamente de Conce en un periodo del 1924 a 1973. Desde que se forma la primera compañía acá y luego hasta el Golpe Militar.

El Taller de Cine en CDS abarcaba muchas más temáticas…

Si, si, es un taller que partió el año pasado en un espacio que tienen una tía con una prima, que es el espacio Adai, que está ahí frente a Tribunales, y bueno, fue idea de ellas. Me dijeron “oye tu que estai con el cine, si puedes hacer un taller acá”. Lo mio era como la historia del cine, entonces fue como “démosle nomás”. Y ahí no anduvo muy bien la cosa. A uno de esos talleres fue el Freddy y ahí cachó si se podía hacer algo en Casa de Salud y a los meses me dijo que estábamos listos.

(Fotografía: THC) Asistentes al 3er Taller “Cine Social” en la Biblioteca Municipal

¿Por qué el interés de rescatar el cine local?

Es difusión más que nada. Nos dimos cuenta que muchas de las películas estaban en un estado súper malo, con una calidad pésima y que es, básicamente, todo lo que está disponible por Internet, por Youtube, Vimeo, todas esas plataformas, y muchas no estaban, habían pocos datos de la película, de los realizadores. Entonces, empezamos a buscar simplemente con el objeto de difundir y nos pusimos como objetivo conformar algún día un archivo fílmico local, una especie de Cineteca o como se llame, pero local, donde estén todos esos trabajos bien conservados.

Igual es súper dificil encontrar documentación de realizadores, no se, independientes o que no sean producciones hechas por instituciones.

Sí y sobretodo porque esos eran con un fin institucional. Las películas que hacían las mismas industrias para captar fondos extranjeros, no había nadie con esa capacidad, ni con las películas de ficción. La verdad es que era mucho más difícil el estado igual era muy malo. Las películas que se restauran finalmente son largometrajes de ficción. Los de documentales o cortometrajes siempre son más dejados de lado por asuntos de interés.

¿Cómo llegan a dar con las películas que actualmente están presentando en el Taller?

Mientras conformábamos este archivo, todos los días aparecía otra película, en algún registro, o por Internet o por los diarios. A partir de lo del Fondart empezamos a tener contacto con la Cineteca en Santiago, el Archivo Patrimonial de la USACH y otros.


(Fotografía: Eduardo Gutiérrez)

¿Cómo dieron con la organización que actualmente mantiene la distribución de las películas en el Taller?

A partir de todas las películas que habían disponibles para ver, que son un porcentaje bastante menor a todas las que se han hecho o las que teníamos registro. Menos de la mitad estaban disponibles online o para verse en algún soporte. Entonces, en base a esto, vimos cuales era posible pasar e hicimos la división según el enfoque de cada trabajo.

Y a partir de todas las películas que ya han visto, ¿cómo podrías definir lo que marca la obra audiovisual hecha en Conce hasta, no se, el 50?

Había un cúmulo de películas hechas por las industrias y eran esfuerzos súper aislados. Como había pocos recursos, por ejemplo, pensar en hacer películas en los años 20 acá en Concepción era súper extraño. Tenemos que por esa época se formó la primera productora e hizo unas tres películas, por lo menos y ahí quedó. Después en los 40 aparece otra productora, hace un largo y ahí queda. Era todo amateur, hecho por aficionados. No había ningún especialista, por lo menos de acá.

Generalmente en las películas que estamos mostrando acá, los actores eran parte de la familia de los realizadores, un núcleo super cerrado porque no habían recursos.

Dentro de esa primera productora uno de los fundadores era un industrial que se llamaba Bartolomé Giraudo, que tenía una fábrica de vidrios, que no se si era de una familia acomodada, pero tenía los recursos claramente para echar andar una película. Y otro de esos fundadores era un actor español que estaba radicado en Talcahuano y yo creo que era más por las ganas de hacerlo que con lucas, por eso también la calidad técnica no es buena.


(Fotografía: Truus, Bob & Jan too!) Adelqui Millar, realizador local. Parte de su obra es exhibida en el Taller.

En un principio, más que producir íntegramente desde acá, se utilizada Concepción más como una locación…

Claro, si. De hecho, la mayoría de estos tipos lo unico que querian, con cada una de las productoras que formaron, era establecer una industria acá. Una película del 47 que hizo la AustralFilms, en donde hacen este largometraje y ellos esperaban, si les iba bien, tener las lucas para hacer un estudio a orillas de la laguna en San Pedro, donde ya se habían conseguido los terrenos y levantar una industria local. Pero como no se hizo, nosotros suponemos que a la película no le fue tan bien.

¿Han tenido los primeros contactos con los descendientes de la gente involucrada de la época?

Si, si. Con Luis Osses, él actuó en Bajo la Cruz del Sur de 47, que es el único que queda vivo de todo ese periodo. También hemos hablado con nietos de Berchenko, que hacía películas a fines de los 40.

¿Cuál es la importancia para los penquistas el conocer estos trabajos de restauración cinematográficos?

Parecía necesario en la conformación de una cultura propia, de algo que salga de acá. Siempre esta zona siempre fue bien como rebelde con Santiago y claro, la intención es que llegue un punto en que no dependamos de Santiago para que se genere todo esto. Estamos generar esto desde acá. Es una búsqueda de la identidad local desde la cinematografía, porque al final si hablamos de historia del cine, también estamos hablando de la historia en general de la sociedad.

Para conocer la programación de las últimas fechas del Taller en la Biblioteca Municipal, revisa el evento oficial

Por | 2018-08-12T09:39:39+00:00 Agosto 11th, 2018|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario