Yovan Saavedra, vocalista de Camará: “Lota está tirado, lanzado a su suerte”

“Mi abuelo, Oscar Torres, le decía así a mi abuela”, cuenta Yovan Saavedra sobre el origen del nombre de su banda. Es guitarrista, vocalista y compositor del conjunto Camará (transcripción de la palabra “camarada” con su d intervocálica aspirada), una banda de orientación folklórica pero que también se atreve a hacer boleros y a coquetear con la cumbia. “Decía ‘oye la camará me hizo tal comida’, ‘le pasé todo el sueldo a la camará’”, recuerda Saavedra. “Mi abuelo trabajó toda su vida en Lota: entró a los 19 años a la mina y se quedó como cuatro décadas”.

Aquel dato, sumado a que el mismo Saavedra vivió hasta buena parte de la adolescencia en el ex pueblo minero, explica las motivaciones detrás de las temáticas que trata la música de Camará. “Tenemos dos canciones sobre el olvido de la cultura minera y, aunque siempre las escribí desde un punto de vista casi de neófito, son miradas que quieren decir algo sobre el tema. La gracia de la música es que permite poner tu voz sobre la mesa”.

La banda, cuyos instrumentos base son la guitarra, el violín y la flauta traversa, viene trabajando desde 2015. Recién editaron su primer disco en junio de este año y además estrenaron videoclip para el single “Levántate”.

Es una tarde de invierno en el Salón de las Máscaras de Casa de Salud. La conversación, sin embargo, nos lleva a las minas del carbón.

¿Cómo describirías la situación en Lota luego del cierre de las minas?

Al principio la idea era salvar la mina despidiendo trabajadores para que bajaran los gastos operacionales. Pero después también decidieron vender bienes no prescindibles, y ahí había todo un tema cultural. Las piscinas de Lota, por ejemplo, que eran un centro social muy fuerte al que fui seguido cuando chico. Algunas instalaciones se vendieron a Corfo, pero nunca se hizo un rescate cultural como en Sewell, donde el turismo está instalado. Acá el turismo ha sido mal llevado, porque se han hecho cargo malas fundaciones. Ahora está la Fundación Baldomero Lillo creo, que hace poco tuvo una huelga porque no tenían para pagar sueldos. Lota está tirado, lanzado a su suerte, y la cultura rica que yo vi y la forma de ser del minero se está perdiendo. Y eso es lo que reclamamos en las canciones.

También hablas sobre los hornos de pan, otra tradición lotina agonizante

Nunca hubo una idea o un programa del Estado para preservar la forma de hacer pan minero. Aunque hoy hay gente que vende pan de Lota acá en Concepción o San Pedro, por ejemplo, familiares de allá me cuentan que son gente que tiene empleados haciendo el pan. Es una empresa, entonces se ha perdido el tema comunitario. Quedan algunos hornos comunitarios, pero no es lo que era antes.

En retrospectiva, me doy cuenta de que cuando cerraron las minas fue una jugada básicamente política, sin ningún interés de salvar lo cultural. Los gobiernos de Frei y Lagos tenían que sacarse el cacho de los mineros, porque tenían tanta fuerza colectiva que era un foco de conflicto. Por ahí lo plantea Carlos Sandoval en su libro “De Sub Terra a Sub Sole” (Editorial Quimantú), donde dice que querían cerrar la mina porque temían que los militares se volvieran a tomar el poder debido a las revueltas mineras.

Fotografía por Rodrigo Barahona

Cuéntame sobre la realización del video de “Levántate”, donde hablan de las reivindicaciones mapuche

Eso lo trabajamos con la productora Tabula Rasa. Yo les dije que me gustaría trabajar el concepto de la lanza ensangrentada, que es una costumbre donde un mapuche iba por todas las comunidades pasándole una lanza ensangrentada a los tokis avisándoles que estaban en guerra. Para el video no queríamos disfrazar a un mapuche porque podía salir burdo, pero sí empezamos a pensar en la idea del viaje y del caminar. La canción se pregunta por qué ellos no están aquí, donde siempre estuvieron, y por eso tenemos a un mapuche contemporáneo caminando y graficando lo que dice el tema. Al final del video se puede ver que el mapuche iba buscando a la banda, pero de repente el plano se da vuelta y nosotros ya no estamos, entonces la banda estaba en sus sueños, era su consciencia que guiaba el viaje. Además, queríamos que el video tuviera una tonalidad fría, y tomamos como referencia “El Renacido” de DiCaprio. Tabula Rasa le dio ese carácter al video y es una obra maestra. Ellos tienen un arte increíble para trabajar.

¿Cómo fue el proceso de grabación del primer disco homónimo de Camará?

El disco es ciudadano, le digo yo, porque tuvimos cero peso para hacerlo. Acá tengo que nombrar a Hugo Ávila, de la banda Celofán, quien se ofreció a hacerme las tomas para que las llevara a masterizar a un estudio profesional. La grabación fue un proceso tenso, porque tenía que coordinar con los tiempos de él y los músicos. Fueron 6 meses de trabajo, entre octubre pasado y abril de este año, donde decidimos concentrarnos en el disco y no tocar en vivo.

Sigue a Camará en Facebook e Instagram, visita su sitio web y escucha su primer disco en Spotify.

Comparte

Share on facebook
Share on tumblr
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

Contacto:

contactoleufu@gmail.com